Junta Coordinadora

Tras 55 años de existencia, la antigua Junta Coordinadora de Procesiones de Semana Santa, constituida el 24 de febrero de 1948 por iniciativa del entonces obispo de Barbastro, don Arturo Tabera y Araoz, se extingue para dar paso, el 23 de mayo de 2003, a la actual “JUNTA COORDINADORA DE COFRADÍAS DE SEMANA SANTA DE BARBASTRO”, surgida a iniciativa de las cofradías penitenciales de nuestra ciudad. La nueva Junta se crea con carácter de confederación de asociaciones.

¿Por qué se ha producido este cambio?

La situación que se había creado en 1948 requería de una rápida solución. Las nuevas cofradías surgidas en los años 40 organizaban sus propios actos y procesiones sin un órgano coordinador. La Hermandad del Santo Entierro, que años atrás había tenido tanta importancia, sólo se preocupaba de la organización de la procesión General del Santo Entierro, dejando los actos de las nuevas cofradías fuera de su competencia. La Junta Coordinadora de Procesiones se creó con el fin de organizar y coordinar las procesiones en las que participaran las cofradías de Barbastro. Estaba gobernada por los sacerdotes y participaban como vocales los presidentes de las distintas cofradías.

Tras un tiempo de auge, con la creación de las nuevas cofradías y la recuperación de las procesiones, vinieron las crisis de los años 60 y 70. Pero tal como ha ocurrido siempre en la historia de la cofradías desde su aparición allá por el siglo XIII, tras un periodo de crisis viene otro de auge, porque las cofradías se han sabido adaptar en todo momento a los tiempos que corren.

Por eso, después del último auge iniciado por las cofradías a finales de los años 80, éstas empezaron un proceso de renovación, actualizando todos y cada uno de los estatutos de las mismas, para adaptarse a las nuevas legislaciones canónica y civil, culminando por fin con el Estatuto de la Junta Coordinadora que la convierte en cconfederación de asociaciones.

Este proceso, emprendido por las propias cofradías, que da cuenta de su actual vitalidad, viene apoyado por la ilusión y trabajo de muchos cofrades, no sólo de los que forman parte de la Junta Coordinadora sino también por otros muchos, además de los consiliarios y autoridades eclesiásticas y, cómo no, por el señor Obispo, don Juan José Omella, el cual en el año 2000 reformó el decreto de creación de la antigua Junta de 1948, abriendo un proceso de cambio que culminado en el año 2003.

Con la nueva estructura, las cofradías adquieren una responsabilidad mayor al aumentar sus atribuciones. Inscrita ya en los registros públicos pertinentes, la nueva Junta tiene las competencias necesarias para la realización de muchos proyectos, en orden a mejorar y dar a conocer cada vez más nuestra Semana Santa y que rebasan la mera organización de las procesiones.

Todos los objetivos, como no puede ser de otra manera, tienen que estar de acuerdo con la fe religiosa que profesamos, orientados desde esa perspectiva por el colegio de Consiliarios que forma parte de la Junta Coordinadora, y encaminados a mejorar la vida cristiana de nuestros cofrades.

Éste es el deseo en el que los miembros de la Junta Coordinadora se han comprometido; intentaremos hacerlo con lo mejor de nosotros mismos y desde aquí os pido a vosotros vuestra colaboración y apoyo.

Enrique Padrós Español

Junta Coordinadora 2010 – 2015
Cofradía de San José
– Alfredo Noguero
– Luís Planes
Cofradía de la Merced
– José Luis Santabarbara
– Carlos Galicia
Cofradía de Jesús Atado a la Columna
– Mª José Andreu
– Rafael Torres
Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno
– Ángel Gombau
– Ruth Sese
Hermandad Santo Cristo de la Agonía y Ntra. Madre Dolorosa
– Toñi Hervas
– Antonio Bistue
Cofradía del Descendimiento
– Sergio Bielsa
– Ana Díaz
– Jesús Gracia (Presidente)
Cofradía del Santo Sepulcro y Ntra. Sra. de la Soledad
– Carlos Azcón
– José Luís Villar

Asesores:
– Eva Lafalla
– Ana Belén Andreu

 

Juramento de los cargos del Pleno
12 de Diciembre de 2010
Iglesia de San Francisco de Asís

Presidente – Jesús Gracia
Nombramiento 23/11/2005

Vicepresidente – Rafael Torres

Secretaria – Eva Lafalla

Tesorero – Carlos Azcón

Discurso de Jesús Gracia
(Presidente de la Junta Coordinadora de Cofradías)

Queridos Hermanos en Cristo:

Habitualmente cuando se produce un proceso de renovación, el presidente saliente pronuncia unas palabras, que son seguidas por otras del presidente elegido. Pero, en esta ocasión, la decisión del Pleno de la Junta Coordinadora ha querido que estas palabras se unan en la misma persona.

Por tanto, quiero expresar mi más sincero agradecimiento a los miembros que forman el Pleno en representación de las cofradías de nuestra ciudad, por depositar de nuevo su confianza en mi persona, decisión que para mí significa la aprobación y el reconocimiento, no a mi trabajo, sino al de todos los que durante estos cinco años han formado parte de la Junta.

En primer lugar quiero dar las gracias a todos ellos, con un recuerdo especial para Jesús Postigo, y decir que sin la contribución y ayuda de todos no hubiera sido posible avanzar en nuestro camino. Con su permiso, quiero hacerlo de manera un poco más especial a los que me han acompañado más de cerca y que van a continuar haciéndolo durante este nuevo periodo, Rafael Torres, Eva Lafalla y Carlos Azcón, gracias por vuestra cercanía y apoyo.

La unidad ha sido y deseo que siga siendo nuestro denominador común. Poco a poco, paso a paso, hemos ido recorriendo el camino que nos habíamos trazado, trabajando por mejorar los actos que componen nuestra Semana Santa, recuperando antiguas procesiones, pudiendo celebrar de nuevo el Encuentro Glorioso, incorporando nuevos Pasos, iniciando una labor caritativo-social para la ayuda a nuestros hermanos y avanzando en la formación cofrade.

Hemos concluido este periodo con la organización del XXIII Encuentro Nacional de Cofradías Penitenciales, acontecimiento de enorme importancia para nosotros, que nos ha llenado de alegría y satisfacción; y que permanecerá en nuestra memoria al contemplar el Monumento al Cofrade, fruto de la ilusión de su presidente al que desde aquí quiero agradecer también su trabajo.

Pero esto no acaba aquí. Llega el momento de continuar y de seguir poniendo en marcha todo lo que en este Encuentro hemos escuchado, de aplicar a nuestro día a día su lema: “Evangelización y Acción Social”. No podemos quedarnos sólo en lo bien que lo hemos hecho, hemos de seguir caminando. En la época de la comunicación, comuniquemos. En la época de la imagen, salgamos con nuestras procesiones. En la época de la autosuficiencia y el individualismo, seamos caritativos y acojamos a nuestros hermanos.

Hace cinco años decía en este mismo lugar, no sé si alguno lo recordará, lo siguiente: “la fraternidad es la característica que nos define y nos identifica como asociación y este sentimiento ha de ser esencial en la vida de los cofrades y de las cofradías, todos navegamos en el mismo barco y remamos en la misma dirección”.

Este sentimiento es el que nos ha hecho avanzar y es el que continúo pidiendo a todos, porque todos seguimos al mismo Jesús: al que entra triunfante en Jerusalén, al que prenden en el huerto de los olivos, al que azotan atado a la columna, al que lleva la cruz a cuestas, al que entrega su vida por nosotros en la cruz, al que es descendido y puesto en los brazos de su Madre, al que está en el sepulcro y al que resucita y nos da la vida.

Recordemos las palabras de San Pablo: “Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, yo los exhorto a que se pongan de acuerdo: que no haya divisiones entre ustedes y vivan en perfecta armonía, teniendo la misma manera de pensar y de sentir.


Porque los de la familia de Cloe me han contado que hay discordias entre ustedes. Me refiero a que cada uno afirma: “Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo”. ¿Acaso Cristo está dividido? ¿O es que Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O será que ustedes fueron bautizados en el nombre de Pablo? (Corintios, 10-13).

Queridos hermanos, trabajemos juntos para transmitir el mensaje de Jesús, un mensaje nuevo, joven, actual, un mensaje que pervive a través de la historia. Y hagámoslo desde nuestra historia, conservando nuestra historia y buscando en ella, recordando a los que han mantenido vivas nuestras cofradías y a la vez con la mirada hacia los que serán el futuro.

Queridos amigos, gracias a todos por vuestra presencia, acompañándonos en este importante momento. Os pedimos vuestra ayuda para caminar y saber estar al servicio de las cofradías y de los cofrades.

Que Jesús, nuestro Maestro y nuestra Madre la Virgen, nos ayuden a llevar adelante nuestra tarea.

Gracias.

 

Be Sociable, Share!