Información turística

Programa Turístico

Barbastro, capital del Somontano situada en la zona Oriental de la provincia de Huesca, posee una situación estratégica con respecto a los distintos valles pirenaicos, constituyendo así un importante nudo de comunicaciones. En su interior esconde vestigios de su pasado medieval. En el casco antiguo se pueden encontrar fragmentos de la antigua muralla y la Catedral de estilo gótico del siglo XVI. En el Jardín Arqueológico se pueden observar valiosas muestras de los siglos XII al XVIII y el Museo Diocesano cuenta con una espléndida colección de escultura y pintura destacando las pinturas murales románicas. Barbastro y su entorno, ofrecen numerosos puntos de interés para el visitante.

Dentro de las celebraciones que tienen lugar en la ciudad, la Semana Santa atesora varios siglos de historia, ocupando un lugar destacado desde sus inicios y que ha supuesto a lo largo del tiempo una unión de voluntades y sentimientos de todos los barbastrenses.

LA HISTORIA

La antigüedad de las Cofradías de Semana Santa con sus procesiones se remonta en Barbastro a la Edad Media, siglo XIII, estando fundadas ya en el siglo XIV algunas de las cofradías más antiguas.

La desaparición en el siglo XVIII de la Cofradía del Santo Sepulcro; la del convento de la Merced en el siglo XIX, sede de las cofradías de la Sangre de Cristo y de Ntra. Señora de los Desamparados, durante la Guerra de la Independencia, junto con la exclaustración de los monjes y la desamortización de Mendizábal de 1836, que afectó al patrimonio de las cofradías y a sus fuentes de financiación, supusieron momentos difíciles para la celebración de la Semana Santa Barbastrense.

Será ya avanzada la segunda mitad del siglo XIX cuando se observa un cierto resurgir del movimiento de las cofradías, gracias al impulso de los sucesivos párrocos de la ciudad.

El comienzo del siglo XX sería de decadencia para la actividad de Semana Santa, formándose en 1929 una comisión encargada de mejorar esta situación. La comisión, que alcanzará el reconocimiento canónico en 1930, llamándose HERMANDAD DEL SANTO ENTIERRO, logrará en solo dos años que la Procesión de Barbastro sea desconocida.

En el año 1936, a causa de la Guerra Civil desaparecieron todos los bienes y pasos de las cofradías e incluso algunas de las iglesias que los albergaban. En la posguerra, se produce un resurgir de las cofradías, volviéndose a formar la Hermandad del Santo Entierro.

En 1948 ante la necesidad de coordinar las procesiones particulares que se celebraban, se crea una Junta Coordinadora que acabó por asumir también el papel de la Hermandad del Santo Entierro. Con un ambiente propicio y con un gran esfuerzo, resulto que, prácticamente en el año 1950, Barbastro ya tenía los pasos y procesiones que actualmente tiene.

Tras la crisis sufrida a finales de los años setenta, entramos en el actual periodo que ha supuesto una recuperación de las cofradías, con la incorporación de la mujer y de los jóvenes. La renovación y fundación de algunas cofradías, la creación y el aumento de las bandas de instrumentos, y por último la reforma de la Junta Coordinadora son claros ejemplos que demuestran la actual vitalidad de nuestras cofradías.

LAS COFRADÍAS

En el siglo XIV ya estaban fundadas en Barbastro las Cofradías de la Vera Cruz y de la Sangre de Cristo, que son las dos devociones más antiguas que escogieron las primitivas cofradías.

La primera constatación escrita que conservamos data del siglo XVI y se trata de un libro de actas de las Cofradías del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Esperanza.

Los distintos acontecimientos ocurridos a lo largo del tiempo han supuesto momentos de auge y de decadencia para las cofradías. En la década de los 40, se produce un resurgir de las mismas con la fundación de diversas cofradías cuyos orígenes venían de mucho tiempo atrás y que fueron el inicio de las que hoy existen.

En la actualidad, ocho son las cofradías que participan en la Semana Santa de Barbastro.

Cofradía de San José (1955)

S. I. Catedral

Cofradía de Nuestra Señora de la Merced (1948)

Iglesia de los RR. PP. Padres Escolapios

Cofradía de Jesús Atado a la Columna (1995)

Iglesia de San Josemaría

Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno (1949)

Iglesia de San Francisco de Asís

Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores (1815)

Iglesia de los RR. PP. Escolapios

Cofradía del Santo Cristo de la Agonía (1949)

Iglesia de los RR. PP. Escolapios

Cofradía del Descendimiento (1991)

S. I. Catedral

Cofradía del Santo Sepulcro y Ntra. Sra. de la Soledad (1995)

Iglesia de San Francisco de Asís

LAS PROCESIONES

Cada Cofradía organizaba su propia procesión hasta que en el año 1619 la Cofradía de la Vera Cruz, a iniciativa de su Prior, Pedro de Ruesta, organizó por primera vez la Procesión del Santo Entierro, interesando a todo el pueblo en esta empresa. Este acontecimiento supuso, con el paso del tiempo, una unión de voluntades de todas las cofradías por mejorar cada vez más el Santo Entierro.

Tras periodos de auge y de decadencia durante los siglos XVIII, XIX y comienzos del siglo XX, la constitución de la Hermandad del Santo Entierro en el año 1930, supondrá un enorme impulso para la celebración de las procesiones que desaparecerán en 1936.

El resurgimiento de las cofradías en la década de los 40 supuso la recuperación de las procesiones, creándose en 1948 una Junta Coordinadora ante la necesidad de coordinar las procesiones particulares que se celebraban y que acabó por asumir también el papel de la Hermandad del Santo Entierro. Con un ambiente propicio y con un gran esfuerzo, resulto que, prácticamente en el año 1950, Barbastro ya tenía los pasos y procesiones que actualmente tiene.

Procesiones:

DOMINGO DE RAMOS

Procesión del Domingo de Ramos

Cofradía de San José

MIÉRCOLES SANTO

Procesión del Santo Encuentro

Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno

JUEVES SANTO

Procesión del Prendimiento

Cofradía de Nuestra Señora de la Merced

Procesión de la Flagelación

Cofradía de Jesús Atado a la Columna

VIERNES SANTO

Procesión del Vía Crucis

Cofradía del Santo Sepulcro y de Nuestra Señora de la Soledad

Procesión de las Siete Palabras

Hermandad de Cofradías de Nuestra Señora de los Dolores y del Santo Cristo de la Agonía

Procesión General del Santo Entierro

Organizada por la Junta Coordinadora y en la que participan todas las Cofradías de la ciudad.

LOS PASOS

Son los años 1930 y 1931 los de mayor esplendor artístico de la Semana Santa de Barbastro ya que se contaba con Pasos del zaragozano Dionisio Lasuén, del grausino Felipe Coscolla y del valenciano Romero de Tena.

Entre los actuales pasos hay que destacar artísticamente cuatro: la imagen del Cristo de la Agonía (1945), el Paso de Jesús Nazareno (1946), la imagen de Jesús atado a la Columna (1947) y por último el Paso de la Verónica (1949), obras realizadas por el artista zaragozano Francisco Bretón.

A éstos les acompañan el Paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén (1957), el Prendimiento de Jesús (1948), la Virgen de la Amargura (2000), la Virgen de los Dolores (1939), el Descendimiento (1948), el Santo Sepulcro (1944) y Nuestra Señora de la Soledad.

LOS SONIDOS

Los sonidos de la Semana Santa proclaman el inicio de ésta. Las bandas de tambores y cornetas con sus redobles acompañan a las cofradías y señalan el comienzo de las celebraciones en el pórtico de esta semana, el quinto sábado de cuaresma, anunciando el Pregón de la Semana Santa.

Seis son las secciones de instrumentos pertenecientes a las cofradías barbastrenses de Nuestra Señora de la Merced, Jesús Atado a la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Nuestra Señora de los Dolores y Santo Cristo de la Agonía, Descendimiento y Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad, que muestran su vivencia de la Semana Santa en el acto de Exaltación del Tambor.

El Pregón, las procesiones, los actos religiosos, convocan con su sobriedad y fervor a los barbastrenses y visitantes a vivir entre sus calles y plazas el Misterio de la Pasión, en una ciudad acogedora y capaz, dispuesta a recibir a todos los que se acercan en estos días para vivir la Semana Santa de Barbastro.

Be Sociable, Share!