María se ha quedado sola. Ya adentrada la noche que nos lleva al Sábado Santo, lenta y en silencio, tiene lugar esta importante procesión acompañando a la Madre. Mientras el cuerpo de Jesús reposa en el Sepulcro, la Virgen es imagen de la Iglesia que espera llena de fe la victoria del Hijo sobre la muerte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies