María es la “mujer del dolor” que Dios ha querido asociar a su Hijo, como madre y partícipe de su Pasión. En la profundidad de la medianoche discurre esta procesión meditando cada uno de los Siete Dolores que afligieron durante su vida a la Virgen Madre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies